jueves, 15 de octubre de 2009

La ausencia siempre presente

No me olvido de tu ausencia, aunque no me veas renegar. El jardín que me llevó hasta vos tenía una inscripción en la entrada, y era advertencia. Eso es una parte, tampoco me conformo. De día y de tarde busco tu voz en el cielo, y me siento cada tanto mirando ahí por donde te fuiste.

Es lindo saberte viajando, pero más saberte volviendo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

"Es lindo saberte viajando, pero más saberte volviendo."
Alguna partícula del corazón se me arrugó de más entre esas letras... No se quién sos o serás, pero pusiste en palabras lo que yo no podía hoy; increíble lo que logra el azar de la web.
El que se va despeja el espacio, pero precipita las distancias.

Hermes dijo...

El corazón arrugado, junto al ser presente y futuro se combinaron para justificar mi esperanza.
Anónimo, soy Hermes, mucho gusto

Disenchanted dijo...

Es distinto dejar ir cuando sabés que va a volver, no?

Hermes dijo...

Sobre el futuro hay esperanzas, pero no saberes.
Si uno deja ir sabiendo que va a volver, ¿está dejando ir?

Yo apuesto por la liberación, Encantadora Desencantada

Anónimo dijo...

Hermes,soy anónima,el gusto fue y es mío por leerte.
Esperanza,sí,siempre... mientras no se torne en espera(absurda), eso de cierto modo nos ata la libertad.

Hermes dijo...

Anónima los nombres son maquillajes de nuestras máscaras, pero son el maquillaje con el que nos presentamos y nos presentan.
¿Con qué nombre te puedo llamar?

Anónimo dijo...

Con el que quieras. El matiz que mejor encuentres entre anónimo y manifiesto, tal vez.

Te pido permiso para elogiarte un poco,un poco bastante; porque estuve leyendo posts anteriores y creo que lo merecen.

Hermes dijo...

No! quería que vos me des un nombre! justamente lo que quiero es tu matiz... que es el que me estaba faltando...

Con los elogios no me siento muy cómodo (no sé que hacer con ellos). Pero una forma grata de devolución es leer palabras tuyas en esos posts que lo merezcan

Anónimo dijo...

Azulada en las vueltas virtuales del cybermundo, lali lala para el mundo real.

Los elogios tomalos como un incentivo para seguir dejando tus palabras para el resto que disfruta de leerte. Y haré entonces las devoluciones que vea oportunas, hay varias intervenciones para hacer si de merecer se trata.

Almendra dijo...

Gracias, señor. Siempre es éste uno de los mejores agasajos.

Hermes dijo...

Lali Azulada siéntase cómoda de pasear por estos manchones.
Estoy acostumbrado leer comentarios de quienes sé dónde puedo ir a buscarlos (al menos virtualmente), así que será raro. Pero, adelante...